El gran engaño de las etiquetas “sin …”. Un estudio lo confirma.

¿Qué influencia tiene todo lo que se nos comunica en nuestras elecciones y en nuestros consumos? Para responder a esta pregunta, un equipo de investigadores analizó las respuestas de más de 2000 personas en cinco países europeos, centrándose principalmente en las etiquetas “sin gluten”, “sin lactosa”, “sin OGM” y “sin aceite de palma”.

El estudio “Food Quality and Preference”, realizado por la Escuela Politécnica Federal de Zúrich en colaboración con el EUFIC (European Food Information Council), se centra en la relación entre los consumidores y la información con respecto a los alimentos, como por ejemplo los mensajes presentes en los envases, las declaraciones publicitarias y las etiquetas. Muchas empresas utilizan el mensaje “sin…” para atraer a nuevos clientes, pero a menudo provocan desinformación, como es el caso del aceite de palma.

Subscríbete a nuestra Newsletter

¿Qué influencia tiene todo lo que se nos comunica en nuestras elecciones y en nuestros consumos? Para responder a esta pregunta, un equipo de investigadores analizó las respuestas de más de 2.000 personas en cinco países europeos; Reino Unido, Francia, Suiza y Polonia, centrándose principalmente en las etiquetas “sin gluten”, “sin lactosa”, “sin OGM” y “sin aceite de palma”. La evidencia científica confirma que los consumidores prefieren los alimentos “sin algo”, pero a menudo desconocen si la eliminación del ingrediente en cuestión genera realmente un efecto positivo. En pocas palabras, se sienten atraídos por una estrategia de marketing dirigida más al efecto que tendrá en la percepción del ciudadano que a una correcta información.

Las conclusiones del estudio son claras:

Los consumidores prefieren los productos “sin algo”, independientemente del motivo, automáticamente los consideran más sanos.

– El consumidor conoce poco los ingredientes que se excluyen de las fórmulas y que luego se incluyen en la etiqueta “sin…”. Por ejemplo, “sin aceite de palma” o “sin OGM”.

  • Las empresas aprovechan esta falta de concienciación de los consumidores para presentar sus productos como si fueran más sanos, utilizando etiquetas “sin…” pero evitando informar correctamente.

Es así que otra investigación científica demuestra cómo el marketing generalmente engaña a los ciudadanos sin ambición alguna de proporcionar información. Las etiquetas “sin…” son una prueba más de la facilidad con la que se puede manipular la percepción del consumidor y de la necesidad de información científica en el sector de la alimentación. El objetivo es dejar de aceptar pasivamente todo lo que se impone como nueva tendencia, pero que carece de fundamento y se basa en hechos no comprobados.

El aceite de palma ha sido víctima de la desinformación y muchos de nosotros hemos sido engañados por las empresas. Y lo mismo ocurre con muchos otros alimentos. Ha llegado la hora de terminar con este circo de noticias falsas.

Descargar el estudio.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.