¿Desea productos sin aceite de palma? Podrían contener más grasas saturadas

aceite de palma

En los últimos años, la ausencia del aceite de palma ha sido bien evidenciada en los envases de los productos, asociándola a una mayor calidad y salubridad de los productos. Pero con un simple análisis de las etiquetas de los productos es posible descubrir la verdad: los productos “sin aceite de palma” no siempre ofrecen beneficios nutricionales.

Esta segunda edición del estudio “Sin aceite de palma, pero más saturados” (ver la primera edición aquí) presenta el análisis de varios productos en el mercado confirmando las mismas conclusiones de la primera. Ampliamos la variedad de productos analizados, como galletas y bollos industriales, y hemos añadido dos nuevas categorías: helados y productos empanados.

Subscríbete a nuestra Newsletter

Incluso en estos dos segmentos de mercado, sólo unos pocos productos de los que se ha eliminado el aceite de palma mejoraron su valor nutricional en relación a la cantidad de grasas. En la mayoría de los casos, el nivel de grasas (totales y saturadas) es igual, si no superior, al de los productos que utilizan aceite de palma, que en muchos casos ha sido sustituido por ingredientes que no son necesariamente mejores desde el punto de vista nutricional, organoléptico y ni siquiera desde el punto de vista de la sostenibilidad.

Además, el uso de la etiqueta “sin aceite de palma” presenta un mensaje engañoso también desde el punto de vista medioambiental: entre los diferentes cultivos, las plantaciones de palma son las más sostenibles y sólo pueden ser sustituidas por otros cultivos menos sostenibles, causando daños evidentes al medio ambiente. Además de tener un mayor rendimiento por hectárea que otros aceites vegetales, como la colza y la soja, el aceite de palma requiere menos fertilizantes, pesticidas y energía.

El uso indiscriminado de la indicación “sin aceite de palma” que figura en los productos alimenticios puede inducir a engañar a los consumidores al momento de elegir.

Resulta evidente que el aceite de palma es víctima de una campaña difamatoria por motivos comerciales. Muchas empresas alimentarias lo han eliminado de sus productos convenciendo a los consumidores de que esta decisión sirve para proteger el medio ambiente y la salud de las personas, pero los datos demuestran que la etiqueta “sin aceite de palma” no es más que una estrategia de marketing sin bases científicas.

Leer el estudio “Sin aceite de palma, pero más saturados. II Edición“.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.