El ahorro de los hogares españoles se hunde

Durante los años previos a la Gran Recesión, los hogares españoles se sobreendeudaron hasta niveles excesivos haciéndoles incapaces de reaccionar frente a la crisis financiera que se avecinaba. Principalmente el sobreendeudamiento se concentró en activos inmobiliarios. Ya saben, fue la época de la burbuja inmobiliaria.

Además, España es uno de los países que mejor han soportado la desaceleración económica de los últimos trimestres. Sin embargo, esta situación enmascara un dato peligroso: el hundimiento de la tasa de ahorro de los hogares. En 2018, la tasa de ahorro cayó hasta el 4,9% según los datos de Eurostat publicados hace un par de meses, sólo por delante de Portugal.

Subscríbete a nuestra Newsletter

Estos datos publicados por Eurostat coinciden con los datos del nuevo informe del Banco de España titulado “Evolución de los flujos y los balances financieros de los hogares y empresas no financieras en 2018” publicado hace poco menos de una semana, donde se confirma la caída a mínimos históricos del ahorro de los hogares españoles, seis décimas por debajo del dato del 2017 y un punto porcentual por debajo de la tasa de ahorro del 2007, cuando se marcó el mínimo histórico de la anterior expansión. Este fenómeno coincide temporalmente con el hecho de que la financiación bancaria neta a las familias aumentó en el 2018 por primera vez desde el 2011, situación provocada por el crecimiento del crédito al consumo. El Banco de España calcula este aumento en un 0,2% de la Renta Bruta Disponible (RBD) de los hogares. La cara positiva de los datos del informe sería que las familias españolas siguen reduciendo su deuda hipotecaria con las entidades de crédito.

Tras Eurostat y el Banco de España se suma la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV). La CNMV ha mostrado también su preocupación, en concreto por la escasa capacidad de ahorro de los hogares con rentas bajas y con el nivel de educación financiera de determinados estratos de la población. También añade la CNMV que los españoles ahorran significativamente menos que la media del resto de los europeos (en sintonía con la información dada por Eurostat) y dedican más ahorro al sector inmobiliario, además de ser algo más conservadores en sus inversiones financieras.

Una vez dada la información técnica, cabe preguntarse qué quieren decirnos los datos y las diversas entidades en un lenguaje más accesible para el gran público. Si hacemos un poco de memoria, en España, durante los años previos a la Gran Recesión, los hogares españoles se sobreendeudaron hasta niveles excesivos que junto con niveles mínimos del ahorro les hizo incapaces de reaccionar frente a la crisis financiera que se avecinaba. Principalmente el sobreendeudamiento se concentró en activos inmobiliarios. Ya saben, fue la época de la burbuja inmobiliaria. Parece que ya nos hemos olvidado de la lección importante que nos dejó la Gran Recesión, ya que estamos empezando a repetir los mismos errores: aumento de créditos al consumo y disminución del ahorro. La única diferencia es que el sector inmobiliario no parece ser el germen de la burbuja.

Por tanto, no olviden que el ahorro es fundamental para protegerse de las desavenencias que pudiesen producirse en el futuro. El mejor inversor del mundo, Warren Buffet, lo resumiría perfectamente en la siguiente frase: “Sólo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo”. Si nada desnudo con marea alta no tendrá manera de tapar sus vergüenzas cuando la marea financiera baje.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.