Desinformación en TVE para engañar al consumidor

forest

La información nos hace libres para tomar las mejores decisiones posibles sobre cualquier aspecto de nuestra vida, puesto que esta nos permite distinguir lo bueno o lo que nos conviene de lo malo o perjudicial para nosotros. Sin embargo, las fake news se han hecho virales en buena parte del planeta como estrategia de corporaciones y de formaciones políticas para extender la desinformación y manipular a los ciudadanos con el fin de sacar algún tipo de provecho.

Es cierto que las noticias falsas siempre han existido, pero con el surgimiento de las redes sociales estas son cada vez más accesibles, por lo que la necesidad de filtrar la información es cada vez mayor. Sin embargo, dicha tarea consume mucho tiempo, por lo que la mayoría acaba fiándose de los medios de comunicación quienes, presumiblemente, destacan por su veracidad a la hora de contarnos los hechos más relevantes que acontecen en el mundo.

Subscríbete a nuestra Newsletter

Y en el caso de las televisiones públicas deberían ser una forma de transmisión de noticias sin manipulaciones de ningún tipo, si bien, por interés o por desconocimiento de los periodistas y/o de sus dirigentes, se acaba adulterando una realidad que los espectadores terminan por interiorizar.

Un ejemplo de esto último es lo relativo a las repercusiones que tiene el aceite de palma sobre la salud y sobre la naturaleza, las cuales han sido objeto de numerosos informes y reportajes. Es el caso de Documentos TV, un programa de Televisión Española, que mostró esta semana la  supuesta nocividad de este alimento para el consumo humano y para el medio ambiente a través de un reportaje de hace años y que ha quedado varias veces desmontado por la ciencia.

Por el lado de la salud, no está claro que la reducción del consumo de este tipo de aceite vaya parejo a una disminución de las grasas saturadas; de hecho, en algunos estudios se ha demostrado como sus efectos sobre la composición corporal y sobre la aparición de los tipos de colesterol es similar a la del aceite de oliva (ver aquí). Además, según muestran algunos trabajos, su consumo es neutro con respecto a los niveles de colesterol de nuestro cuerpo (ver aquí). Por otro lado, aporta vitaminas antioxidantes y desde varios estudios científicos se señala que puede ayudar a proteger el corazón y los vasos sanguíneos de las placas y de las lesiones isquémicas (ver aquí).

En el caso de los efectos medioambientales, WWF demostró que los cultivos destinados a la producción de aceite de palma son mucho más eficientes y, por lo tanto, tienen un impacto mucho menor en la naturaleza que otro tipo de aceites. Es importante recordar que por cada hectárea se pueden producir 3,3 toneladas del de palma, frente a las 0,7 toneladas del de colza o del de girasol.

Además, hay que tener en cuenta que el cultivo de este tipo de óleo está beneficiando a mucha gente pobre de países en desarrollo, como Indonesia, en donde prácticamente 2/3 de los ingresos sus hogares provienen de su plantación, lo que ha generado una reducción de hasta un 40% de la tasa de pobreza en los distritos dedicados a su producción, con respecto a los que se dedican a cultivar otro tipo de variedades (ver aquí).

Los ciudadanos nos merecemos información veraz por parte de los medios de comunicación para poder tomar las mejores decisiones posibles, sobre todo en aquellas televisiones que se sufragan con nuestros impuestos. De lo contrario, en vez de individuos libres, seremos rehenes de grupos de interés y de políticas nefastas para la prosperidad y el desarrollo económico y social.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.