Cómo controlar la inmigración: una perspectiva africana

La agricultura sostenible es la mejor arma tanto para combatir la pobreza, como para frenar la inmigración. Las plantaciones de aceite de palma promueven un desarrollo sostenible a nivel económico, social y medioambiental.

En el corazón de África, más concretamente en la República Centroafricana, el sacerdote piamontés Federico Trinchero abandera un proyecto de producción de aceite de palma que da empleo a 500 jóvenes centroafricanos y los mantiene alejados de la pertenencia a grupos armados. El objetivo que persigue este proyecto es desarrollar una economía que fomente el empleo, la prosperidad y, por ende, el bienestar de los habitantes de la región. El desarrollo de la economía local es la mejor arma contra la guerra y, por tanto, la mejor herramienta para frenar el éxodo hacia Europa. El cultivo de aceite de palma contribuye a lograr este objetivo y experiencias como las del padre Trinchero tienen cabida también en  países como Indonesia y Colombia.

Subscríbete a nuestra Newsletter

¿Qué tienen de especial las plantaciones de aceite de palma? La respuesta subyace en que son las más rentables y sostenibles.

La cadena de suminisitro del aceite de palma supone una gran contribución a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en cada uno de los siguientes ámbitos:

  • Erradicación de la pobreza.
  • Desarrollo sostenible.
  • Eliminación de las desigualdades.

Se trata de una cadena de valor que involucra a gobiernos, empresas, pequeños agricultores (como el Padre Trinchero), empresas de refino y consumidores. De hecho, las Naciones Unidas a través de la  FAO se hizo eco de esta historia, de marcado carácter solidario y de esperanza, y decidió proporcionar su apoyo volcando su conocimiento y experiencia en materia de sostenibilidad.

Entonces, ¿por qué las organizaciones no gubernamentales occidentales, algunas empresas alimentarias europeas e incluso parlamentarios y miembros de la Comisión Europea boicotean el aceite de palma con tanta vehemencia?

Las razones son muy diversas y variopintas, aunque pueden resumirse en tres:

  • Ecologismo radical.
  • Menosprecio a la evidencia científica.
  • Intereses comerciales.

Nos encontramos con ONG cuya importante labor supervisora está motivada por razones puramente ideológicas. Persiguen un mundo perfecto, pero viven ajenas a la realidad y no miden adecuadamente el equilibrio que debe existir entre el hombre y la naturaleza, como también afirma el Papa Francisco.

Muchos de los adalides de la guerra contra el aceite de palma no basan sus argumentaciones en la evidencia científica. Se dejan llevar por las emociones, se conmueven por un pequeño orangután, lo cual es comprensible, pero no se detienen a pensar en las poblaciones locales que no tienen medios para su sustento. Esta es la Europa de hoy.

Y a estos colectivos se les suman los grandes grupos empresariales internacionales, que han desestimado invertir en cadenas de suministro sostenibles como la del aceite de palma en favor de fórmulas de obtención de beneficio fácil como las de otros aceites alternativos.

Los reclamos “sin” están presentes en los empaquetados de los productos desde hace muchos años y no hacen sino engañar al consumidor. No obstante, la opnión pública cada vez es más consciente de que esta etiqueta forma parte de un táctica comercial y, como tal, las ventas de estos productos empiezan a acusar cierto declive.

El boicot al aceite de palma supone un escollo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, de lo cual hay que responsabilizar a todos aquellos que excluyen a este aceite haciendo un uso indiscrimiando de las etiquetas “sin”.

Tal y com argumenta el Papa Francisco, entre el hombre y la naturaleza tiene que existir un equilibrio armonioso. En ese sentido, el aceite de palma es el cultivo que mejor garantiza este equilibrio. Gracias a sus propiedades y a su rendimiento por hectárea, el aceite de palma es el ingrediente más adecuado para reducir los niveles de deforestación, así como para proteger la diversidad.

El aceite de palma nos permite encontrar el equilibrio entre las necesidades de cultivo de millones de agricultores y las relacionadas con la conservación de la flora y la fauna. A día de hoy, el cultivo de este ingrediente es el que garantiza mejor este equilibrio en muchas regiones del mundo. Por tanto, en lugar de demonizarlo, debemos promover su uso responsable. De este modo, podremos asistir a más historias como las del Padre Trinchero.

El aceite de palma y la sostenibilidad son una apuesta de futuro para ayudar a acabar con guerras como las que asolan al continente africano. Son muchos los restos pero solo una la certeza: este ingrediente puede garantizar un futuro digno para miles de personas y, al mismo tiempo, conservar la biodiversidad. Debemos continuar por este camino, el camino de la sostenibilidad.

 

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.