A vueltas con la inflación

inflaciòn

La inflación, pese a ser un fenómeno económico con el que convivimos constantemente, suele ser desconocido por gran parte de los ciudadanos. De hecho, según la Encuesta de Competencias Financieras de 2018 realizada por el Banco de España, el 42% de la población española desconoce el concepto de inflación.

Tal vez la definición más extendida de la inflación sea la subida generalizada de todos los precios de la economía. Esto se debe matizar, ya que el alza de los precios no es más que la consecuencia de la inflación y no la inflación en sí. Por tanto, la manera más rigurosa de definir la inflación, es la devaluación de la moneda mediante la que se realizan las compraventas dentro de un país y, esta devaluación, es la causante del alza de todos los precios ya que para mantener su valor real en una moneda más devaluada deben subir de precio.

Subscríbete a nuestra Newsletter

¿Cómo se produce la inflación? Antes de responder, es necesario explicar que un Estado únicamente puede financiarse mediante 3 métodos. El primero es la tributación, impuestos principalmente. El segundo es mediante la emisión de deuda pública, es decir, el Estado pide dinero al mercado internacional a cambio de devolvérselo con un interés pasado cierto tiempo. El tercero es mediante la expansión monetaria, esto es, el Banco Central de un país que es el organismo encargado de la política monetaria se dedica a “imprimir” dinero para comprar la deuda pública de su gobierno con el objetivo de financiarle. Básicamente crear dinero de la nada para poder sostener la financiación del Estado. Pues bien, es esta expansión monetaria la causante de la inflación, ya que como la cantidad de bienes producidos no ha variado pero la cantidad de moneda disponible aumenta, esta pierde su valor relativo respecto a los bienes y se deprecia. Dado que creando dinero nuevo poco a poco acaba introduciéndose en toda la economía, los ciudadanos tienen la sensación de tener más poder adquisitivo y consumen más, pero al ir a consumir todos de golpe, el vendedor se da cuenta de esta demanda y para reequilibrar la oferta de sus productos con este exceso de demanda acaba subiendo los precios.

Al final, lo que notamos los consumidores, es que año tras año los bienes van costando más caro. En los países desarrollados, los bancos centrales se marcan un objetivo de inflación del 2% anual con el objetivo de que los precios cada año aumenten un 2%. Sin embargo, algunos países suelen tener problemas a la hora de contener la inflación y se les acaba yendo de las manos como el caso reciente de Venezuela, que ha llegado a tener una inflación del 2.500.000%.

Por suerte para nosotros, el Banco Central Europeo, que es el encargado de la política monetaria en la Unión Europea y uno de los bancos centrales más importantes del mundo, es responsable respecto a lo que ha inflación se refiere. De hecho, esta misma semana Eurostat ha presentado los datos de inflación interanual de la Zona Euro para julio de 2019. Como se puede observar en el siguiente gráfico, la inflación interanual en la Zona Euro ha sido de un 1% y, para el caso de España, ha marcado un 0,6%

 

inflacion

Esto supone que, desde julio de 2018 hasta julio de 2019, de manera general el precio de cualquier producto que compremos sólo ha subido un 0,6%. Para el caso de la zona euro, el dato del 1% supone que la inflación interanual está marcando mínimos en los últimos tres años.

inflacion

Con estos datos, el BCE abre la puerta a una nueva intervencion para tratar de alcanzar su objetivo del 2%. Cabe reseñar que el presidente del BCE, Mario Draghi, acaba su mandato en octubre, relevandole Christine Lagarde, quien será la encargada de poner en marcha una economia europea que ya muestra los primeros sintomas de atonía.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.