Un nuevo trilero llega a la ciudad: la última farsa de la certificación alimentaria

aceite de palma

La falta de una legislación europea que proteja al consumidor está dando cabida a la especulación con certificaciones alimentarias fraudulentas, como es el caso de la etiqueta “sin aceite de palma”. 

ETIQUETAS FALSAS        El Programa internacional de certificación Sin Aceite de Palma (POFCAP en sus siglas en inglés) es el nuevo trilero que habita entre nosotros. Pretende engañar a los consumidores con una etiqueta que supuestamente certifica la ausencia de aceite de palma en los productos a los que acompaña.

Subscríbete a nuestra Newsletter

Una etiqueta que garantiza que un producto “no contiene aceite de palma” tiene la contrapartida de que aquel que no la porta está engañando al consumidor, pues necesariamente tiene que contener aceite de palma. Esto es una gran farsa.

QUIMERAS    La POFCAP es una ONG australiana contraria a los hechos probados y al método científico. Han introducido en el mercado esta etiqueta para certificar la total ausencia de aceite de palma y/o cualquiera de sus derivados. Envalentonada por la guerra comercial contra el aceite de palma, esta organización sin ánimo de lucro ha expandido las fronteras de su negociado haciéndose eco de las políticas “greenwashing” de algunas compañías, que han encontrado en esto su nicho de mercado.

Aseguran estar reconocidos y acreditados en más de veinte países. Falso, “fake news”. Es todo marketing y están alardeando. De hecho, no existe reconocimiento alguno de esta certificación por parte de ningún organismo. Ninguna institución europea ha dado crédito a las etiquetas “sin aceite de palma”.

Por lo que a nosotros respecta se trata de un reclamo ilegal, ya que engaña al consumidor. Indonesia, Turquía y los Estados Unidos ya las han retirado y prohibido, muy por delante de la acción de Europa, que sigue siendo lenta y muestra muy poco interés por los intereses del consumidor y demasiado por el de los productores de otros aceites y grasas competidores del aceite de palma.

“SIN ÉTICA”      POFCAP está explotando esta estúpida guerra del sector lanzada en Europa contra el aceite de palma, consiguiendo captar fondos a la vez que promueve sus peligrosas e inservibles certificaciones.

Afirman que trabajan por el bien de los consumidores en contra del aceite de palma por razones “éticas” o relacionadas con la “salud” (aludiendo, entre otras, a reacciones alérgicas). Desafortunadamente para la POFCAP, no hay organismo nacional o internacional ni institución sanitaria a nivel mundial que reconozca “alergia al aceite de palma”. ¿De qué estamos hablando entonces?

LOS CONSUMIDORES BAJO AMENAZA   Estas certificaciones son engañosas porque nos quieren hacer creer que los productos sin aceite de palma son más saludables. Es un mensaje falaz que no se sustenta bajo ninguna evidencia científica. Organizaciones como esta ignoran el hecho de que la inversión en nuevas formas de agricultura y cadenas de suministro sostenibles son la mejor garantía para la preservación de la biodiversidad de los bosques tropicales.

COMPROMISO CON LA SOSTENIBILIDAD     Debería ser POFCAP quien demostrara que los ingredientes con los que se ha sustituido el aceite de palma contribuyen a la sostenibilidad ¿Por qué no lo hacen? Porque la ciencia les pone en evidencia demostrando que el aceite de palma sostenible es el ingrediente más respetuoso con el medioambiente.

No existe cadena de suministro con el nivel de certificación y de sostenibilidad como la que ha alcanzado en años recientes el aceite de palma. Boicotearlo es perjudicial e inútil.

IDEOLOGÍA (IN)SOSTENIBLE     Esta organización está construida sobre un modelo muy habitual entre algunas ONG alrededor del mundo: se alimenta de ideología y evita cuidadosamente el método experimental. Su objetivo es imponer un tipo de desarrollo que niegue la libertad de elección de los ciudadanos.

Invitamos al sector y a sus legisladores en Europa a hacer un seguimiento exhaustivo de este tipo de organizaciones que socavan la libertad del consumidor. Debemos seguir el camino hacia la sostenibilidad, no el de las quimeras y las estafas.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.