Sobre la Gratuidad de la Matrícula de la Universidad para las Mujeres

EL PSOE, en un último intento por sacar adelante la investidura de Pedro Sánchez y evitar una repetición electoral, presentó hace unos días la Propuesta Abierta para un Programa Común Progresista del PSOE. De las 370 medidas que incluye esta propuesta programática, la que más ha llamado la atención de los medios de comunicación ha sido la propuesta 58, la cual propone la gratuidad de la matrícula universitaria de primer año sólo a las mujeres que se incorporen a una carrera de ciencias. El texto dice así:

“Potenciaremos las vocaciones STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) entre las jóvenes para cerrar la brecha de género en estos estudios. Plantearemos la matrícula gratuita el primer año, para las jóvenes que se matriculen en carreras donde haya de media menos de un 30% de estudiantes mujeres, y estudiaremos la aplicación de puntos adicionales en las solicitudes de becas para estos estudios de grado y postgrado.”

Subscríbete a nuestra Newsletter

Aunque el discurso feminista lleva ya años implantado en la sociedad, hasta ahora ningún partido político se había atrevido a proponer una medida tan radical.

Para tratar de analizar esta medida primero hay que afrontar la cuestión de qué es ciencia o qué carreras se van a considerar científicas. Queda claro que carreras o profesiones como matemáticas, física o química son ampliamente reconocidas como científicas. Sin embargo, podrían surgir las dudas con veterinaria, psicología o sociología. Aquí ya podemos encontrar el primer punto controvertido.

El siguiente problema se encuentra cuando observamos los datos de la última edición de La Universidad Española en Cifras 2016 – 2017. En él se indica que el porcentaje de mujeres en ingeniería y arquitectura es del 26%, aunque en contraposición, las mujeres son el 72% de estudiantes de carreras en ciencias de la salud, luego el 28% restante son hombres. ¿Por qué habría que facilitar el acceso a las mujeres en ingeniería y arquitectura, y no facilitar el acceso a los hombres en ciencias de la salud? El principal argumento que aportan las feministas es que existe una afrenta histórica contra las mujeres organizado por el patriarcado. En ocasiones se le añaden prefijos o adjetivos para formar el combo “capitalismo heteropatriarcal opresor”. Este es la respuesta por la que a las mujeres no habría que garantizarles sólo la igualdad de oportunidades, sino que sería necesario garantizarles la igualdad de resultados.

Aunque aún existen países en el que el trato a las mujeres es vejatorio, es paradigmático que aquellos países en donde más se intenta sentar cátedra sobre este tipo de feminismo son aquellos de los mejores países del mundo para ser mujer. Por ejemplo, el informe Women Peace and Security Index del Instituto Georgetown cataloga a España como el quinto mejor país para ser mujer del mundo.

Además, no podemos obviar lo chocante que resulta que una fuerza política de corte socialdemócrata no aporte siquiera una progresividad a esta propuesta basándose en las rentas. Y aún más paradójico resulta el hecho de que aquellos que se autodenominan defensores de la libertad de la mujer sean los mismo que ahora mismo estén pretendiendo decidir por ellas qué carreras deben o no deben escoger. Al final se demuestra el impulso paternalista, propio de épocas pasadas, que se esconde dentro de ciertos movimientos que han copado el espacio público los últimos tiempos.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.