Nueva victoria ciudadana: Indonesia también planta cara a los reclamos “Sin”

Siguiendo la estela primero de Turquía y después de EE.UU., Indonesia ha prohibido el reclamo “sin aceite de palma”. Mientras, otros países están también considerando tomar cartas en el asunto. Muy a nuestro pesar, las autoridades de la competencia europeas miran hacia otro lado y eluden sus responsabilidades ante los ciudadanos.

En Indonesia, los derechos de los consumidores están mejor salvaguardados que en Europa. El Gobierno de Yakarta ha vetado la etiqueta “sin aceite de palma”. Están dando una lección a los burócratas europeos, que están mostrando una actitud de holgazanería y cobardía al respecto.

Subscríbete a nuestra Newsletter

En Gobierno indonesio, con una firme intervención, ha retirado los productos con dicha etiqueta de todos los lineales de los supermercados y ha solicitado a los productores e importadores que eliminen el reclamo “sin” de todos sus productos y acciones publicitarias.

Al igual que han hecho los EE.UU. y Turquía, Indonesia ha puesto fin a una práctica que supone una amenaza directa a la libertad de elección de los consumidores. Otros países están considerando seriamente sumarse a esta iniciativa. Solo es en Europa donde se está asistiendo a un impass en el que se pospone cualquier acción que pueda dejar entrever un equilibrio precario entre las fuerzas políticas.

A modo de ejemplo, el caso de Italia es incluso peor. La autoridad de la Competencia obvia constantemente el tema, lo que confirma la actitud típica de los burócratas: dejarse llevar, sobrevivir y evitar tomar cualquier decisión (incluso las que benefician a los ciudadanos) que pueda perjudicar su estatus en un sistema de favoritismos muy enraizado.

Hemos demostrado que el reclamo “sin aceite de palma” responde a intereses puramente comerciales y engaña al consumidor, haciéndole creer que el producto que no lo contiene es más saludable. Nuestras investigaciones atestiguan que este tipo de productos no son más saludables ni contribuyen a una mayor sostenibilidad del medioambiente. Solo se da un número muy escaso de ejemplos en los que la ausencia de aceite de palma vaya ligada a una reducción en las grasas saturadas.

Las autoridades de Yakarta han lanzado un mensaje muy claro: demonizar ingredientes sin una base científica atendiendo únicamente a razones comerciales que confunden al consumidor ya no será tolerado en Indonesia.

En Europa seguimos esperando una mayor responsabilidad y demandamos a las autoridades europeas que, al igual que están haciendo otros países, velen por la libertad de elección de los consumidores.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.