Nueva Convulsión en el Mercado Hipotecario Español

La semana pasada, el abogado general del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) se pronunció a favor de anular el IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios). Pero ¿qué es el IRPH y como afecta a aquellos consumidores que decidieron pedir una hipoteca?

De manera sencilla, el IRPH es un índice oficial que elabora el Banco de España y lo publica con una regularidad mensual, que posteriormente se publica en el BOE y se calcula como la media del tipo de interés de los préstamos concedidos a 3 años por los bancos y cajas de ahorro. Se utiliza a la hora de asignar un tipo de interés al préstamo hipotecario, de manera similar al conocido Euribor.

Subscríbete a nuestra Newsletter

Se calcula que el número de hipotecas referenciadas en este tipo ronda los 1,3 millones, la mayoría del período entre 2004 y 2013, ya que este índice lleva unos años en desuso y ha disminuido hasta el 0,28% del total de hipotecas en 2018.

El auge de este tipo de interés tuvo lugar en 2008 debido a que el Euribor estaba en máximos y este otro índice ofrecía menor precio a la hora de contratar una hipoteca. Por su manera de cálculo, este índice es menos volátil que el Euribor, varía más suavemente y, por tanto, era más beneficioso para los hipotecados. Sin embargo, esta característica que resultaba favorable para los compradores de vivienda en 2008, es lo que ha resultado en la crítica y descontento actual. Con los tipos extraordinariamente bajos que estamos viviendo, hoy en día una hipoteca referenciada al IRPH pagará entre un 1,5 y un 3% más. Por ejemplo, en el caso de una hipoteca contratada en 2004, esto supondría un sobrecoste de 25.000 euros.

Las denuncias comenzaron en 2013, alegando que este índice era opaco y abusivo. También se criticó que, aunque el Banco de España calculaba la media de los datos que cajas y bancos le proporcionaban, éste no se asegurase de la veracidad de los datos. Esto es lo que tiene encima de la mesa el Tribunal Europeo que tendrá que decidir si estos argumentos están fundamentados o, por el contrario, la aplicación del IRPH respeta la legalidad española y europea.

Desde el inicio de la Gran Recesión en 2008 ya son varios los casos sonados contra la banca y cajas de ahorro (acciones preferentes, cláusulas suelo, hipotecas multidivisa, desahucios por impago…). Lo cierto es que los productos financieros son complicados y la mayoría de las personas no tenemos ni idea de ellos hasta que llegamos a la oficina del banco. Por ello, uno siempre debe informarse cuando surgen nuevos términos y condiciones a la hora de contratar un préstamo. Consulte con un amigo, familiar o conocido que conozca y se dedique a algo relacionado y si no, acuda a un asesor que es el que mejor le puede informar. También hemos de ser conscientes que aquellos que nos atienden dentro de la sucursal tienen la función de vender productos financieros. Al igual que no se nos ocurriría preguntarle, si quisiéramos una opinión objetiva, al comercial de cualquier empresa cómo de bueno es lo que vende, tampoco hemos de hacerlo en el banco. Además, en el caso de las hipotecas, como son préstamos de larga duración que lleva décadas amortizarlos, hemos de ser más concienzudos aún en comprender qué es lo que contratamos.

Como consumidores somos responsables de los servicios que contratamos. Por eso debemos de realizar un análisis concienzudo para evitar que nos den “gato por liebre” y comprender a la perfección en lo que nos metemos para minimizar los riesgos futuros de nuestras decisiones.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.