BDE: Desaceleración o Crisis

El Gobierno de España negaba e ignoraba la desaceleración económica el pasado mes de agosto. De hecho, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, informaba que el Gobierno elevaría la previsión de crecimiento para el 2019 como mínimo hasta el 2,3%, sin hacer ninguna mención a los malos datos del paro de julio ni de la caída en la compraventa de viviendas.

Sin embargo, el pasado 30 de septiembre, el director general de Economía y Estadística del Banco de España publica la previsión de la situación económica española para 2019 y años siguientes con unos datos que contradicen el optimismo del Gobierno.

Subscríbete a nuestra Newsletter

Primero, se han revisado los datos y proyecciones de PIB, empleo e inflación. La revisión de todos estos datos desde 2019 hasta 2021 son negativos.

Este tijeretazo se reparte a partes iguales tanto por la revisión quinquenal de la contabilidad nacional que ha elaborado el Instituto Nacional de Estadística (INE) como por el empeoramiento del contexto económico. Para 2020 la previsión disminuye en dos décimas, hasta el 1,7%, y para 2021 en otra décima, hasta el 1,6%.

La proyección de la demanda interna para el 2019 cae del 2,3% al 1,4%, motivada por la desaceleración del consumo privado.

Un problema estructural de la economia española es el déficit estructural y el elevado endeudamiento publico. Durante los últimos 4 años, el endeudamiento público apenas ha variado, bordeando la cifra psicológica del 100% del PIB. Esto significaría que, si se quisiese pagar toda la deuda pública de golpe en un solo año, ningún residente en España podría consumir nada y toda su producción anual iría a pagar deuda. A esto se le añade que, la posicion inversora internacional como porcentaje del PIB en el caso de España es de aproximadamente de un -80%, lo que significa que tiene una alta posición deudora con el resto de la Eurozona. Esto se deduce del hecho que que la Eurozona no debe al exterior por lo que la deuda española se debe principalmente a endeudamiento con países vecinos.

Respecto a la afiliación a la Seguridad Social, esta viene desacelerando desde el inicio del 2019. El Banco de España prevé que la economía siga generando empleo de forma neta, aunque la desaceleración del PIB se transmitirá al mercado laboral. Históricamente, España necesita un crecimiento superior al 2% de crecimiento de PIB para generar empleo.

La proyección de la tasa de paro alcanza el 14,1%, dos décimas más que antes. Para 2020, el BdE prevé 13,2%, y para 2021 un 12,8%. Los datos de estos tres años han sido también revisados a la baja.

Estos datos económicos parecen pronosticar o un futuro de estancamiento a la japonesa o a una próxima crisis económica como varios economistas pronostican. Esta última es también la percepción de los ciudadanos según el Barómetro del CIS del mes de septiembre. Por su parte, el economista del Banco de España, Oscar Arce, asegura que no han elaborado estimaciones cuantitativas de probabilidad de recesión para los próximos dos años, aunque es un escenario que no se puede descartar si hay sorpresas negativas.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.