Análisis de las propuestas económicas y fiscales para el 28 de abril

espana

El próximo 28 de abril los españoles estamos llamados a las urnas para elegir a los 350 diputados y a 208 de los 266 senadores que componen las Cámaras Baja y Alta que ostenta el poder legislativo en España. Una de las cuestiones clave de la próxima legislatura será la economía y la política fiscal, más si tenemos en cuenta que España sigue registrando un déficit público elevado, del 2,6% del PIB en 2018. También porque la ralentización del crecimiento parece inevitable, aunque la política expansiva de Pedro Sánchez quiera retrasarla al menos hasta después de las elecciones. Por ello, a continuación se analiza de forma breve el programa económico de los 5 partidos con mayor opción de condicionar la política económica del próximo Gobierno.

En materia fiscal, Podemos plantea una confiscación total del patrimonio de los ciudadanos, ya que ha propuesto un impuesto del 3% para aquellos españoles que cuenten con un capital de más de un millón de euros. Esto equivale, de facto, a imponer un gravamen sobre las rentas del capital de entre el 60 y el 300% (ver aquí). Además pretende rebajar el mínimo exento de 700.000 a 400.000 euros. Desde la formación morada también desean subir los tipos impositivos del IRPF a las rentas superiores a los 100.000€ e imponer un tipo mínimo efectivo del 15% en el Impuesto de Sociedades, que se elevaría al 20% en el caso de las empresas financieras.

En cuanto al partido en el Gobierno, el PSOE, cabe destacar de entre todas las medidas económicas recogidas en su programa, el hecho de querer converger en materia de presión fiscal con la Unión Europea. Es decir, el partido del puño y de la rosa pretende subir los impuestos en torno a 70.000 millones de euros a base de incrementar el esfuerzo fiscal que deben realizar tanto empresas como las rentas más altas. Sin embargo, tal política fiscal es una quimera, ya que no es posible lograr un incremento recaudatorio de tal calibre sin que las rentas medias se vean afectadas. A modo de ejemplo, en el Proyecto de Presupuestos de 2019 del ejecutivo socialista ya se recogía una serie de subidas impositivas a dichos colectivos y estimó que se lograrían recaudar en torno a 3.500 millones de euros.

Ciudadanos centra el eje de su programa económico en 3 ideas básicas: fomentar la competencia, revertir la despoblación del rural e implementar medidas que palien la precariedad laboral. En cuanto a la competencia, Ciudadanos desea que en mercados como las infraestructuras y la generación de energía haya mucha más competencia, con el fin de lograr una mayor eficiencia y una reducción de los precios. Otra de las medidas estrellas es la de ofrecer una reducción de un 60% en el IRPF a los municipios con menos de 5.000 habitantes, que hayan perdido población durante los últimos 10 años, una densidad de población inferior a 8 habitantes por kilómetro cuadrado y una renta inferior al 75% de la renta nacional. Esto vendría acompañado en la mejora de infraestructuras, sobre todo a las tecnológicas, para mejorar la conectividad de la España “vaciada”. Por último, desde la formación naranja mantienen la idea de incluir un complemento salarial a las rentas más bajas para acabar con la pobreza de los trabajadores.

Varias han sido las ideas y propuestas anunciadas por parte del Partido Popular en precampaña. Por ejemplo, para poder incentivar la complementación de las pensiones públicas con ahorro privado, el PP tiene la intención de extender las ventajas fiscales de los planes de pensiones a todo tipo de vehículos de ahorro. En cuanto a la política tributaria, Daniel Lacalle, sin ofrecer demasiada concreción por el momento, desea que esta se oriente a favorecer el crecimiento, reduciendo el esfuerzo fiscal de los ciudadanos gracias al ensanchamiento de las bases imponibles mediante la atracción de inversión y la reducción de los costes laborales. Además, el déficit debe reducirse por el lado del gasto y no por el lado de los ingresos.

Por último, Vox propone una “revolución fiscal” que pase por la rebaja significativa de varias figuras tributarias, como el IRPF o el Impuesto de Sociedades, además de la eliminación de otras, como es el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Al mismo tiempo, desean ofrecer mucha más transparencia para que los ciudadanos sepan realmente cuánto pagan al fisco. Asimismo, desde Vox también quieren reducir la burocracia y los costes regulatorios a través de la unidad de mercado y de una administración 2.0 que, por ejemplo, centralice las compras de medicamentos y que simplifique las modalidades de contratación.  Por último, la formación liderada por Santiago Abascal es la única que defiende abiertamente la transición a un modelo mixto de pensiones.

For Free Choice aims to promote scientific information and method in public discourse. For Free Choice also defends consumers’ choice rights against the smear and demonizing campaigns which aim to confuse them and benefit specific interests.